El Bambú En El Tiempo

Pasado, Presente y Futuro De Una Especie Muy Versátil

Algunas especies vegetales son valoradas por sus aportes históricos a la
humanidad como por ejemplo la Cinchona spp que aporto a la medicina
mundial; otras están vigentes por ser cotizadas en el mercado internacional,
como el caso de la Tectona grandis o comunmente conocida como teca; y sin
duda que existen unas cuantas especies que serán parte del futuro por la
demanda que habrá en servicios ecosistémicos, este es el caso de las especies
de rápido crecimiento para captura de CO2 tipo Gmelina arbórea.

El bambú es uno de los vegetales más versátiles de la naturaleza y que ha tenido
mucha participación en la historia de la humanidad, pero que sigue vigente y por
estudios de tendencias y perspectivas seguirá forma parte importante de ella.

El bambú cuenta con un pasado que la humanidad entera lo ha reconocido por
haber constituido la principal materia prima para elaborar el primer papel que
transformo la educación y cultura. También se lo menciona en la fabricación de
los primeros aparatos aéreos, las bicicletas y los cañones.

En América Latina se registran usos desde la época precolombina. La
arqueobotánica (estudio de los usos ancestrales de las plantas a través de fósiles
vegetales), indica que, los bambusoides son las plantas que aparecen con más
frecuencia en el Ecuador prehistórico, lo que sugiere que fueron bastante
utilizados por las culturas aborígenes del Ecuador.

James Zeidler y Deborah Pearsall, quienes lideraron un equipo de investigadores
del tema en la provincia de Manabí, han encontrado que los bambusioides, en
especial la caña guadua Guadua angustifolia, ha sido desde siempre la materia
prima más utilizada por la gente para casi todas sus actividades cotidianas;
posiblemente la cultura La Tolita llegó a fundir platino, con temperaturas mayores
a 1770 grados centígrados, usando caña guadua.

En el presente el bambú tiene una importancia creciente en el alivio de la
pobreza y el desarrollo sostenible, especialmente de las poblaciones rurales más
pobres donde se ha constituido en el recurso insustituible y de fácil acceso ya
que por un lado permite ahorrar materiales para la construcción de viviendas e
infraestructura productiva como cercas y galpones; y por otro genera pequeños
ingresos que son significativos en el contexto de la economía campesina.

La utilidad más frecuente y visible es en la construcción de viviendas de tipo
social, ha sido el material mayormente utilizado en la región costanera durante y
después de eventos extremos como el fenómeno del niño, actualmente más de
300.000 viviendas poseen sus paredes con material de caña guadua.

El bambú tiene un futuro promisorio por cuanto fácilmente puede reemplazar a la
madera en todos los usos que a esta se le da; en la mitigación al cambio
climático por su capacidad de capturar C02 y almacenamiento en el suelo; por su
aporte a la adaptación al cambio climático especialmente cuando existen
eventos extremos ya que se utiliza para la construcción de viviendas, puentes y
otras obras de infraestructura emergentes; en la restauración de tierras
degradadas donde aporta a mejorar las condiciones físicas, química y biológicas
de los suelos; protege las riveras de los cursos de agua y también aporta en la
protección de las laderas disminuyendo el riesgo de deslizamientos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s